17h20

Tributo al Futuro presenta resultados de los proyectos apoyados en 2017

En 2017, más de 9.300 personas fueron directa e indirectamente beneficiadas por el programa

Compartir
Tamaño del texto

“Creo que la educación en el campo puede transformar muchas realidades. Y veo que nosotros, los adolescentes, tenemos el potencial para ese cambio”, dijo Jusimari Santos, 17 años, alumna de la Casa Familiar Agroflorestal (Cfaf), localizada en el municipio de Nilo Peçanha, Bajo Sur de Bahía. Junto a ella, más de 300 estudiantes de las Casas Familiares, escuelas asociadas a la UNESCO y apoyadas por la Fundación Odebrecht por intermedio del Programa de Desarrollo y Crecimiento Integrado con Sostenibilidad (PDCIS), están poniendo en práctica, a través del incentivo de Tributo al Futuro, proyectos educativos que ya están transformando sus vidas.

En 2017, se recogieron los frutos plantados por la campaña de 2016 de dicha iniciativa. Los R$ 3,3 millones recaudados por más de 6 mil participantes también beneficiaron, indirectamente, a unas 9 mil personas de 16 municipios y 169 comunidades del Bajo Sur. Según Cristiane Nascimento, responsable del PDCIS y coordinadora de Tributo al Futuro, el programa tiene el compromiso de la Fundación Odebrecht de acompañar el uso correcto de los recursos captados y de rendir cuentas a los inversores sociales de forma transparente y ética. “Seguimos rigurosamente la conformidad en todo el proceso y consideramos a quien apoya nuestra causa como un gran asociado. Conscientes de nuestro deber en tanto movilizadores de la iniciativa, velamos por los derechos del inversor social, que, al contribuir, se convierte en un agente de transformación en la vida de tantos adolescentes”, dijo.


Con las contribuciones de más de 6 mil participantes, estudiantes de las Casas Familiares implantaron proyectos productivos en sus propiedades

Las tres unidades de enseñanza apoyadas por la Fundación  – Casa Familiar Agroflorestal (Cfaf), que integra el bachillerato a la Educación Profesional Técnica en Bosques, la Casa Familiar Rural de Presidente Tancredo Neves (CFR-PTN), que vincula el bachillerato al técnico en Agropecuaria, la Casa Familiar Rural de Igrapiúna (CFR-I), que ofrece el curso de Educación Profesional Técnica en Agronegocio – fomentaron la realización de 384 Proyectos Educativo-Productivos (PEPs). Los PEPs son actividades que integran la currícula escolar de las Casas, haciendo que los alumnos implanten los primeros negocios rurales en sus propiedades, junto con la familia. Para tornarlo posible, ellos reciben insumos y orientaciones necesarios para ejecutar los cultivos planeados, obteniendo ingreso y reinvirtiendo la ganancia en futuros ciclos productivos. Gustavo Nascimento, 15 años, alumno de la CFR-PTN, consiguió, por intermedio de Tributo al Futuro, sacar su PEP del papel y hoy tiene su pequeña plantación en la propiedad de la familia. “Tengo mi propio proyecto productivo, donde puedo aplicar lo que aprendo y además genero ganancia”, comentó.
 
Otra actividad promovida en las instituciones de enseñanza son las Acciones Multiplicadoras, como los Seminarios Rurales –conferencias realizadas por los alumnos del primer año de formación que impulsan el intercambio de experiencias y la difusión de conocimiento en la comunidad donde viven–, y Días de Campo, momentos en que trasladan las técnicas aprendidas a sus vecinos agricultores. A partir de esas prácticas, los conocimientos adquiridos logran salir del ámbito de la escuela, atravesando fronteras y beneficiando a centenares de personas.
 

Por intermedio de las Acciones Multiplicadoras, adolescentes transfieren sus aprendizajes a la comunidad

Gracias a Tributo al Futuro, Camila Rocha, 17 años, ex-alumna de la CFR-I, logró dar los primeros pasos en dirección a la transformación de su realidad y ya se convirtió en ejemplo en su comunidad. En su segundo año de formación, después de implantar su PEP, se sintió orgullosa de la grandeza de su propio trabajo. “Después de haber hecho la plantación, miré y dije: esto no es solo una hectárea de pupuña, esto es mi empresa, y haré valer todo lo que aprendí en la Casa Familiar. Antes, yo creía que con la tierra no tendría futuro. Pero ahora sé que uno puede construir un futuro inmenso, un lindo futuro con la agricultura”.

Sabías que

Los recursos donados o destinados por medio de Tributo al Futuro van directo para el Fondo de la Infancia y de la Adolescencia de los municipios, por intermedio del Consejo Municipal de los Derechos del Niño y del Adolescente, que destina el valor captado a proyectos dirigidos a la promoción y defensa de los derechos de ese público.

Recibe nuestras noticias:
Solo ingresa tu nombre y mejor correo electrónico!
2018 - 2019. Fundação Odebrecht. Todos los derechos reservados.
Producido por: Click Interativo | Agencia Digital