10h40

Mitsubishi Corporation y Fundación Odebrecht renuevan alianza

Mitsubishi Corporation renovó por tres años más la alianza con la Fundación Odebrecht en favor del desarrollo sostenible de jóvenes de Bajo Sur de Bahia

Compartir
Tamaño del texto
Mitsubishi Corporation renovó por tres años más la alianza con la Fundación Odebrecht en favor del desarrollo sostenible de jóvenes de Bajo Sur de Bahia. Desde el 2009, las instituciones unen sus esfuerzos en la ejecución de proyectos educativos, productivos y ambientales en la región, que cuenta con 11 municipios con bajos índices de Desarrollo Humano, en los cuales viven 285 mil personas.
 
Con ese nuevo Acuerdo de Cooperación, la multinacional japonesa se centra en la enseñanza contextualizada de estudiantes de las tres Casas Familiares apoyadas por la Fundación Odebrecht – Casa Familiar Agroflorestal (Cfaf), Casa Familiar Rural de Igrapiúna (CFR-I) y Casa Familiar Rural de Presidente Tancredo Neves (CFR-PTN) –, invirtiendo en la formación de trescientos nuevos empresarios rurales más a cada año.
 
Según Fabio Wanderley, Superintendente de la Fundación Odebrecht, se trata de una unión que sobrepasa el aporte financiero. “Estamos trabajando en beneficio de las comunidades y para brindar desarrollo y transformación social. Toso eso con base en valores sólidos basados en la ética, integridad y transparencia”, afirmó.
 
Alumnos de la Casa Familiar Rural de Igrapiúna (CFR-I), una de las instituciones apoyadas por la Fundación Odebrecht
De acuerdo con Aiichiro Matsunaga, CEO para América Latina de Mitsubishi Corporation, los resultados sorprendentes obtenidos por las Casas Familiares refuerzan la apuesta en este modelo de educación y desarrollo sostenible. “Estoy feliz que podamos colaborar con la independencia económica de los residentes locales a través de las enseñanzas de las técnicas agrícolas, mientras protegemos el medio ambiente”, declaró.
 
Integrantes del Programa de Escuelas Asociadas (PEA) de UNESCO y apoyadas por la Fundación Odebrecht por medio del Programa de Desarrollo y Crecimiento Integrado con Sostenibilidad (PDCIS), las tres Casas Familiares totalizaron 1.200 jóvenes graduados y en graduación el 2017.
 
En esas instituciones, que ofrecen cursos Técnicos integrados a la Enseñanza Media, estudiantes como Renata Silva, de 15 años, aprenden sobre administración rural, manejo de suelos, irrigación, cooperativismo, ética, ciudadanía, además de las técnicas adecuadas para diferentes cultivos y las asignaturas de la base nacional común. Residente de la pequeña comunidad de São Paulinho, en Teolândia (BA), la adolescente inició sus primeros cultivos con cuatro hectáreas de banana-da-terra. En un año y medio, espera cosechar 90 toneladas de la fruta, con estimación de ingresos de R$ 20 mil. “Estoy decidida a vivir con calidad de vida en la zona rural, ayudando mi comunidad y mi familia”, afirmó la estudiante del segundo año de CFR-PTN.
 
El 2014, Matsunaga visitó el Bajo Sur de Bahia y oyó de los propios alumnos sus historias de transformación. “Vi la felicidad en sus ojos cuando ponen en práctica lo que aprendieron por medio de este proyecto, con el objetivo de crear sus familias allí mismo, sin necesitar partir”, afirmó durante su paso por las Casas Familiares.
Newsletter
Recibe nuestras noticias:
¡Solo ingresa tu nombre y mejor correo electrónico!
preload
2018 - 2020. Fundação Odebrecht. Todos los derechos reservados.
Producido por: Click Interativo | Agencia Digital