17h00

Fosas sépticas son implantadas en propiedades rurales

Alumnos de las Casas Familiares, instituciones colaboradoras de la Fundación Odebrecht, están teniendo acceso a servicios de saneamiento básico en sus residencias

Compartir
Tamaño del texto
Mileno Andrade y su familia al lado de los equipos de OCT y CFR-PTN
Mileno Andrade y su familia al lado de los equipos de OCT y CFR-PTN

Cerca de 31 millones de personas viven hoy en la zona rural del país. De estas, solo el 22% tiene acceso a servicios adecuados de saneamiento básico, de acuerdo con datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), divulgados en el 2013. En el Bajo Sur de Bahía, donde aproximadamente el 50% de los habitantes están en el campo, hay una iniciativa que tiene como objetivo minimizar este problema: las instituciones colaboradoras de la Fundación Odebrecht en la ejecución del PDCIS, su Programa Social, están implantando fosas sépticas en las propiedades de sus beneficiarios.

Es el caso de Mileno Andrade, 18, que vive en la comunidad de Bonfim, en Valença (BA). Mileno es alumno del 2º año de la Casa Familiar Rural de Presidente Tancredo Neves (CFR-PTN). Él forma parte del 1º grupo de jóvenes beneficiados y que tendrá una fosa instalada en su propiedad, donde reside con su madre, su padrastro y un hermano. “Es fácil de construir y usar. El residuo no va directo para el suelo: hay una caja de gravilla para donde van y son filtrados. Cuando llegan al suelo, ya no tienen contaminantes. Tenemos que trabajar para cuidar de las otras personas y del medio ambiente”, explica el estudiante.

Integración entre instituciones

La tecnología social de las fosas sépticas fue desarrollada por la Prefectura Municipal de Caratinga (MG) y fue certificada en el 2011 por la Fundación Banco do Brasil (FBB). A partir de bombonas plásticas, el sistema trata el residuo doméstico y evita la contaminación del suelo y del agua. La Organización de Conservación de la Tierra (OCT) también ya está implantando las fosas en las propiedades de sus beneficiarios y realizó capacitaciones con las tres escuelas que forman parte del PDCIS [CFR-PTN, Casa Familiar Rural de Igrapiúna (CFR-I) y Casa Familiar Agroforestal (Cfaf)] para que los alumnos en formación y sus familias tengan acceso al saneamiento básico.

Para Eduardo Mamédio, Líder de la Conservación Productiva en OCT que participó de los entrenamientos, “es muy bueno ver esta tecnología siendo diseminada en propiedades rurales del Bajo Sur. La fosa funciona bien en el tratamiento del efluente sanitario doméstico, disminuyendo la contaminación del ambiente y la diseminación de enfermedades.  Tenemos buenos resultados donde ya la implantamos, sobre todo cuando ella es asociada al patio productivo, con el aprovechamiento del efluente ya tratado en la irrigación de cultivos perennes”, afirma.

Sistema trata el residuo doméstico y evita la contaminación del suelo y del agua
Sistema trata el residuo doméstico y evita la contaminación del suelo y del agua

Cada Casa Familiar tiene una empresa colaboradora que viabiliza los recursos para su implantación y la cantidad de jóvenes contemplados en este primer momento. CFR-PTN está al lado de la Fundación Banco do Brasil e implantará 30 proyectos. CFR-I y Cfaf cuentan con el apoyo de Braskem y beneficiarán, respectivamente, a 12 y 10 familias. Rita Cardoso, directora de Cfaf, explica cómo funcionó la selección de los estudiantes. “Hicimos una investigación inicial e identificamos aquellos que más lo necesitaban en el primer momento, buscando cuestiones de saneamiento e higiene”, expresó.

De acuerdo con Rita, existe la intención de ampliar el número de atendidos en el 2020. Además de esto, la escuela sigue buscando formas de debatir el tema y ampliar su visibilidad en las comunidades. “Publicamos un trabajo acerca de las fosas sépticas y con esto dar una mayor visibilidad sobre salud ambiental y bienestar para todos. Lo presentamos en la Semana de la Ciencia y Tecnología del Instituto Federal Baiano, en Valença, en octubre”, cuenta Rita.

Aline Novaies, master en agronomía y profesora de biología de CFR-I, refuerza que la adopción de esta técnica intenta mejorar las condiciones de vida del productor rural y su relación con el medio ambiente. “Todas las etapas de este proyecto han aumentado significativamente la autoestima del agricultor, que se siente más feliz por poder recibir una visita en casa. Es lo que está siendo notado a partir del momento en que la propiedad recibe una fosa séptica”, afirma.

 

Newsletter
Recibe nuestras noticias:
¡Solo ingresa tu nombre y mejor correo electrónico!
preload
2018 - 2020. Fundação Odebrecht. Todos los derechos reservados.
Producido por: Click Interativo | Agencia Digital