09h00

Comienza hoy la campaña 2020 del Tributo al Futuro

Inspirada en el legado de Norberto Odebrecht, campaña que une a integrantes del Grupo Odebrecht estimula donaciones en favor de la educación de adolescentes

Compartir
Tamaño del texto
Mascotas Luna y Dante representan el protagonismo juvenil y las ganas de crecer de los jóvenes de las Casas Familiares

Educación para todos. Un futuro más sostenible. Reducción de las desigualdades sociales. Equidad de género. ¿Qué causa te mueve? ¿Cuál legado quieres dejar para el mundo? Con esa invitación a la reflexión, la campaña 2020 del Tributo al Futuro comienza este martes, 29 de septiembre. Inspirada en el legado social construido por Norberto Odebrecht, fundador del Grupo Odebrecht que cumpliría 100 años el 9 de octubre, la campaña estimula que personas físicas y jurídicas hagan donaciones en favor de la educación de adolescentes de la zona rural.

Para donar, basta entrar al sitio web del Tributo al Futuro y escoger para cuál escuela desea hacer su contribución. Todo valor movilizado es dirigido para la formación de jóvenes que estudian en las tres Casas Familiares colaboradoras de la Fundación Odebrecht en la ejecución de su Programa Social, PDCIS. Escuelas rurales de enseñanza media integrada al curso técnico certificadas por el Programa de Escuelas Asociadas de Unesco, las Casas Familiares están localizadas en los municipios de Nilo Peçanha, Igrapiúna y Presidente Tancredo Neves, en el Bajo Sur de Bahía.

“Todos los años, cerca de 300 adolescentes son beneficiados por las Casas Familiares. En las escuelas, ellos aprenden toda la base curricular exigida por la Secretara de Educación y por el Ministerio de la Educación con clases teóricas y prácticas dirigidas a la realidad del campo. Donar para el Tributo al Futuro significa viabilizar que estos jóvenes continúen recibiendo una educación de calidad y puedan desarrollarse en la zona rural, emprendiendo y conquistando mejores condiciones de vida para si mismos y para sus familias”, explica Beatriz Lepikson, responsable del Tributo al Futuro en la Fundación Odebrecht.

Quién puede donar

Cualquier persona física o jurídica puede participar. Existen dos formas de contribuir: por la donación de cualquier valor o a través de beneficio fiscal, para aquellos que hacen su declaración de impuesto de renta por el formulario completo. El valor recaudado va directo para los Fondos Municipales de los Derechos del Niño y del Adolescente (FMDCA) que es gestionado por el Consejo Municipal de los Derechos del Niño y del Adolescente (CMDCA) de los municipios donde están localizadas las escuelas apoyadas, que reciben el 90% del recurso captado. Los 10% restantes son destinados a otras instituciones menores que también desarrollan proyectos para la infancia y la adolescencia en la región.

La campaña de este año trae algunas novedades para comprometer aún más a los donadores y también cuenta con el refuerzo de las mascotas Luna y Dante. Inspirados en las palabras “alumna” y “estudiante”, ellos representan el protagonismo juvenil y las ganas de crecer de los jóvenes de las Casas Familiares. En razón del distanciamiento social impuesto por la pandemia del nuevo Coronavirus, Luna y Dante surgieron para rescatar el sentimiento de cercanía y, de forma lúdica, fortalecer la movilización.

Enseñanza remota

Para Clécia de Jesus, desarrollar sus primeros negocios en el campo significa convertirse en una joven emprendedora e independiente

En el 2020, incluso durante la pandemia, los alumnos de las Casas Familiares continúan recibiendo una educación de calidad. Adaptadas para la realidad online, buscando la seguridad y el bienestar de los adolescentes, sus familias y educadores, las actividades de las escuelas pasaron a ocurrir de forma remota. Así, los objetivos de la formación y proyectos productivos de los estudiantes siguen siendo desarrollados con el mismo compromiso de siempre, a pesar de los desafíos encontrados por los equipos pedagógicos.

Son adolescentes como Clécia de Jesus que están manteniendo el ritmo de los estudios. Para ella, desarrollar sus primeros negocios en el campo significa convertirse en una joven emprendedora y independiente. A los 16 años, la adolescente cursa el 3º año de la Enseñanza Media en la Casa Familiar Agroforestal (CFAF), escuela rural colaboradora de la Fundación en la realización del PDCIS. Clécia, que está formándose en el curso técnico de bosques y fue influenciada por su hermano a ingresar en la CFAF, cuenta que la enseñanza de calidad fue lo que la motivó a participar del proceso selectivo de la escuela. “La entrada en la Casa Familiar despertó en mí el deseo de permanecer en el campo y aprender nuevas prácticas para mejorar cada día más nuestras vidas”, cuenta.

La campaña del Tributo al Futuro posibilita que Clécia y otra centena de adolescentes puedan estudiar y desarrollarse en el campo con calidad de vida.

No deje de participar. Visite el sitio web del Tributo al Futuro y haga su donación.

Newsletter
Recibe nuestras noticias:
¡Solo ingresa tu nombre y mejor correo electrónico!
preload
2018 - 2020. Fundação Odebrecht. Todos los derechos reservados.
Producido por: Click Interativo | Agencia Digital